13 mayo 2007

Aventura en Top Station

Tal vez podria haber aprovechado y quedarme algun dia mas en Kumili. Todavia se podian probar otras actividades, el entorno era muy bonito, mi "casa" muy comoda y agradable... Pero hay veces que sientes que debes moverte y continuar el viaje. Es una intuicion que casi nunca me ha fallado, incluso cuando parece ir en contra de las demas circunstacias. Ademas tuve un ultimo dia casi perfecto y dificil de superar, un "fin de fiesta" ideal.

Con todo ello decidi partir a la manhana siguiente con destino Munnar, un pueblo de montanha con excelentes expectativas (no tanto por el pueblo en si sino por el entorno), y ademas con un tiempo moderadamente fresco.

Mientras me dirigia a la estacion sonreia, estaba de muy buen humor. Tome varias fotos por el camino y justo al llegar fue subir al autobus y partir. Pense que seria un viaje rutinario (bueno... si es que un viaje en un autobus indio se puede considerar rutinario), pero a medida que avanzabamos y ascendiamos por las montanhas el paisaje se volvia mas y mas interesante. Un verdor distinto al habitual de las palmeras, esta vez me sorprendieron unos arbustos cuidadosamente ordenados en las laderas y unas vistas hacia los valles preciosas.

Al llegar a Munnar busque alojamiento barato, fui a cenar y despues prepare en mi habitacion el plan del dia siguiente. Cuando estuve en Kochi Camila y Xabi me hablaron de un lugar muy especial en lo alto de una montanha, donde habian hecho un trekking de unas horas espectacular con un simpatico guia. Ese lugar era Top Station, a una hora de autobus de Munnar. Asi que al dia siguiente por la mananha tome un autobus para alla. En el bus conoci a Sara, una chica alemana de ascendencia india: hasta los 3 anhos vivio en el orfanato de la Madre Teresa en Calcuta, luego fue adoptada en Europa. Ella tambien iba Top Station, asi que compartimos el viaje.

Al llegar a Top Station descubrimos que alli no habia nada... salvo una pequenha tienda de te, pero al instante se nos acerco un indio bajito, de unos 40 anhos y con algunos dientes de menos. Le pregunte por Mano tal y como me habian indicado mis amigos, y resulto ser el mismo. Nos ofrecio muy amablemente un te en la tiendita, y saco un libro de visitas enorme con cientos de comentarios, fotos y agradecimientos de algunos de sus clientes. Alli tambien estaban las palabras de Xabi y Camila. Con Mano pactamos hacer un trekking de 3 horas a muy buen precio como prueba, y en el caso de que nos gustase quedarnos alli uno o dos dias mas. Despues nos llevo a su casa, a un par de minutos de alli, una especie de cabanha de planta baja con tres habitaciones independientes con puerta hacia el exterior, y junto a ella otra cabanha mas pequenhita donde habitaba su madre, una senhora de unos 80 anhos que no tenia desperdicio. Tambien habia una pequenha caseta donde poder lavarse o ducharse utilizando unos cubos de agua. Alli no habia nada mas. Solo la plena naturaleza. Por supuesto, ni electricidad, ni television, ni nada que se le parezca. No habia banho propiamente dicho, sino que habia que ir a la intemperie en la parte de atras de la cabanha detras de un monticulo. Simple y primitivo, pero era un lugar fantastico, alejado de todo el caos, la polucion, los ruidos y los olores de cualquier ciudad india.

Dejamos nuestras cosas cada uno en su habitacion y despues de comer (la comida estaba toda incluida) salimos a patear las montanhas como habiamos acordado. Hacia un dia estupendo pero alli arriba la temperatura era estupenda. Apenas habiamos comenzado a caminar y Mano ya nos habia mostrado alguna ardilla gigante y alguna especie de mono sobre los arboles. El no hablaba bien el ingles pero se hacia entender perfectamente. Resultaba apasionante disfrutar del trekking con las explicaciones de Mano, era divertido y preciso con cada cosa que nos mostraba. Paseamos por bosques hermosos, divisamos distintos animales, subimos por la cresta de una montanha con unas vistas fantasticas, y sobre todo descubrimos las plantaciones de te en las colinas. Estaba siendo una gozada.

Ya regresabamos para la casa cuando nos paramos en un pequenho poblado donde habitaban algunas familias con parientes de Mano. Salieron a recibirnos como si fueramos reyes. Gente sencilla y autenticamente india, en un poblado medio perdido de las montanhas... pasar tiempo junto a ellos era toda una experiencia. Nos pedian sacarnos fotos con ellos y estaban entusiasmados con nuestra presencia. Nos invitaron a te, y luego nos pedian que por favor visitaramos sus casas. Asi entramos en la primera, y luego en la siguiente, y luego en otra y otra... Cada familia nos sacaba algo para comer y beber. Era impresionante disfrutar de su hospitalidad, completamente fuera de lo comun. Pero todo estaba yendo demasiado bien. Mientras pasaba el tiempo (ya eran mas de 4 horas desde que habiamos salido) se hacia de noche, y Mano desaparecia misteriosamente a ratos, regresando cada vez mas y mas contento: se habia emborrachado. Sara, la alemana, se dio cuenta enseguida y se puso nerviosa, exigio que nos marcharamos ya mientras Mano pedia mas y mas fotos para sus familiares, imagino que con intencion de seguir empinando el codo en cada oportunidad. Era ya noche cerrada sobre las montanhas y teniamos que regresar con un guia borracho. Sus familiares se dieron cuenta de la situacion asi que dos de ellos nos acompanharon con linternas. Mano no llevaba encima ninguna. Llegados a este punto Mano se dio cuenta de que habiamos perdido la confianza en el y a cada rato nos paraba pidiendonos perdon y diciendo que todo estaba en orden. Mientras tanto la alemana seguia muy nerviosa. Quiza tampoco era para tanto, pero no se veia ni una sola luz en el horizonte a parte de las linternas, estabamos en una montanha en el medio de la nada y encima por alli habia todo tipo de animales... hasta algun tigre podria aparecer.

Yo estaba relativamente tranquilo, pero confieso que hubo un instante en que me senti preocupado: en un momento dado, en una de las veces que Mano nos paro con desesperacion sus dos familiares se colocaron junto a el, los tres frente a nosotros, como enfrentados. En ese instante se me paso por la cabeza que pudieran estar compinchados para robarnos y dejarnos por ahi en medio de la montanha. Pero no... ese instante paso y proseguimos la marcha. Debo decir que fue una tonteria, pues en el poblado fue increible como nos trataron, y hay veces que la bondad de la gente se percibe no solo en sus acciones, sino tambien en sus miradas. Y este era el caso.

Finalmente llegamos a Top Station sin mas sobresaltos y la alemana se calmo. Ahora era Mano el que estaba mas nervioso suplicando que no contaramos nada a su mujer. Dormi a pierna suelta y a la manhana siguiente hable con Sara. Ambos estabamos de acuerdo en marcharnos. Fue una lastima. Durante el trekking alucine y yo ya estaba convencido para quedarme otros dos dias, pero despues de lo vivido pense que era el momento de irse. Charlamos con Mano, el estaba sereno, amable y avergonzado, y mientras le decia que un guia no podia comportarse de esa forma practicamente se echo a llorar. Le pagamos y tomamos el autobus de regreso a Munnar. Me dio rabia porque hasta el incidente Mano se habia demostrado una persona maravillosa y un excelente guia, pero era demasiado riesgo a mi entender.

De camino a Munnar nos detuvimos en el embalse de Mattupetti que era otra de las atracciones de la zona, pero nada comparado con lo que habiamos vivido en la montanha. Ya en el pueblo Sara y yo nos despedimos pues mi autobus para Madurai salio apenas llegamos a Munnar.

A pesar del susto subir a la Top Station, conocer a Mano, hacer el trekking por la montanha y las plantaciones de te, ser recibidos como reyes en el poblado... fue toda una experiencia maravillosa que quedara grabada para siempre en mi memoria.

Disfrutareis de las fotos en el articulo sucesivo "Las fotos perdidas de Top Station".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

hola dave, bueno esta experiencia fue bien distinta, creo q en estos casos uno debe dejarse llevar siempre x su instinto, si algo te dice de irte o no seguir, hacele caso, cuidate mucho!!!!!!! besos

Anónimo dijo...

dave me olvide de decirte q el msg de "instinto" es mio, no lo firme besos
jessy

Dave dijo...

Hola Jessy!!

Yo si puedo ver las fotos, a ver si tengo algun otro comentario para saber si hay mas gente que no las puede ver.

Con lo del instinto estoy completamente de acuerdo! En este sentido, y no solo cuando viajo, tengo una confianza plena en lo que me dice, o cuando tengo que tomar una decision.

Besos!!

Anónimo dijo...

Hola corazon sera mejor que tomes con calma tus aventuras, las personas seran muy buenas por ahi pero nunca se sabe como pueden actuar, fijate bien a donde y con quien vas...
te quiero mucho y cuidate
besos
kelly

Oscar Lacarra dijo...

Hola David, Te confirmo que no se ven las fotos, he probado en varios ordenadores y no se ven en ninguno de ellos, intenta subirlas de nuevo.
Un abrazo y cuidate...

Dave dijo...

Hola Kelly!

Muchas gracias cari, no te preocupes que todo esta bien, no hay problema. Fue una anecdota mas que nada. Mano fue impresionante.

Cuidate mucho, yo tambien te quiero!

Dave dijo...

Hola Oscar!

Gracias por la confirmacion. Voy a subir las fotos ahora mismo. A ver si se pueden ver... ufff... no sabeis bien el trabajo que da subir fotos.

Un abrazo!!

comandante1 dijo...

Dave!
soy Julio nos conocimos en Goa Palolem impresionante aquello y conocer tu proyecto!! Espero tengas mucha suerte en tu viaje por el mundo.
A ver si vemos las fotos!! un abrazo

Saul dijo...

Una pena que te haya pasado eso Dave, y que te hayas tenido que ir porque ya no te sentias confiado ahi, creo que fue lo mejor, de cualquier forma hasta antes de que sucediera eso te la pasaste muy bien y debes quedarte con eso.

Dave dijo...

Hola Julio!!

Creio que pensaste que no habia llegado otro comentario tuyo, pero si, esta publicado y respondido!

Me alegro mucho de que te pases por aqui y de que te guste el blgo! Espero publicar pronto el articulo de La Playa!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, Saux!

Pues si, fue un disgusto muy grande porque la experiencia fue increible y los dos dias prometian mucho. Pero bueno, seguimos adelante y a buscar mas experiencias!

Un abrazo amigo!

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, Saux!

Pues si, fue un disgusto muy grande porque la experiencia fue increible y los dos dias prometian mucho. Pero bueno, seguimos adelante y a buscar mas experiencias!

Un abrazo amigo!