29 noviembre 2007

La Isla de Coral.

A mi querido amigo Nacho tengo muchas cosas que agradecerle. Superada hace ya tiempo nuestra primera (y ultima!) crisis pre-matrimonial en Melaka, nuestro viaje juntos continuo maravillosamente hasta el ultimo día. Y como decía, una de esas cosas de la que le estaré siempre agradecido es de haberme secundado para ir a la isla Sipadan. Y no es que no quisiera ir a Sipadan, ya que estaba planeado previamente cuando decidí ir a Borneo, sino que la razón principal para ir a este lugar es bucear. A mi me encanta bucear, hace ya 6 anos que conseguí mi titulo de buceador de aguas abiertas en mi añorada Mallorca, pero la verdad es que desde entonces no he practicado tanto como hubiera deseado. La ultima vez fue en Alicante, hace al menos 2 años, y eso me hacia titubear un poco. Pero con Nacho todos mis titubeos se fueron al garete al instante. Fijaros si soy un tipo con suerte, que no solo me da por encontrar un español en Kuala Lumpur que sigue mi misma ruta, sino que encima el tío es un apasionado y experto buceador.


Y asi Nacho y yo despues de estar con el Tio Tan tomamos una minivan para llegar en 6 horitas desde nuestro refugio en el Kinabatangan hasta Semporna, pueblecito costero y base para las escapadas a Sipadan. La Isla de Sipadan es uno de esos sitios magicos del planeta que si a uno le apasiona bucear no deberia de perderse. Para muchos esta entre los 10 mejores lugares del mundo junto a sitios como Cozumel en Mexico, el Mar Rojo o las Islas Fidji. Los pescadores locales, indiferentes completamente a la estetica de su maravilloso oceano, utilizaron durante anhos y de manera indiscriminada la dinamita, lo que sumado a la proliferacion de hoteles y buceadores hacia peligrar este pequenho paraiso. Como siempre la mano del hombre haciendo estragos... Pero el gobierno puso remedio creando un nuevo parque nacional y desde entonces todo asentamiento con fines turisticos ha sido desmantelado en la isla, y las inmersiones reguladas.

Nuestros primeros deberes apenas encontrado un lugar donde dormir fue consultar los distintos operadores de buceo. Resulta curioso que a pesar de ser un lugar tan increible, los precios estan muy por debajo de lo que se paga en Europa, por ejemplo. De esta forma, Nacho se decidio por hacer un curso de "Rescue Diver". Y yo, vistas las circunstancias, contrate un curso para mejorar mis habilidades y obtener la certificacion de buceador avanzado. De todas formas, mi curso no incluia nada de teoria, y si 6 inmersiones en Sipadan. Justo lo que necesitaba!

Antes de entrar en el agua te lo pintan todo tan hermoso que ni te lo crees. Pero las expectativas y la ilusion se mantienen en lo mas alto. Una vez alli, en este Gran Azul malayo tan cristalino, transparente y limpio uno se olvida de todo. El concepto de superficie se diluye en tu mente tan rapido como se va perdiendo de vista a medida que se ganan metros de profundidad. El espectaculo de luz, color y sonido comienza. Que bonito es todo... La primera impresion es la de estar en una gigantesca pecera, junto a criaturas de un mundo de cuentos. El coral de miles de colores y tonalidades distintas es un decorado viviente inigualable, y a su alrededor se deslizan con una dulzura y la perfeccion de Nureyev deslumbrantes pececillos. Y cuando ves la primera tortuga... entonces si, esto debe ser ese famoso lugar llamado Sipadan. Aqui las tortugas tienen su hotel de 5 estrellas, y se pasean con sus suntuosos caparazones entre el arrecife y los buceadores sin ninguna verguenza. Que espectaculo. Ya en esa primera inmersion una de estas preciosas y enormes tortugas se me aproximo planeando a escasos centimetros de mi. No lo pude evitar y extendiendo mi brazo hacia ella roce su coraza con la yema de mis dedos mientras se deslizaba. Que sensacion... Pero ahi estaba Ricardo, nuestro instructor iberico de Lisboa, que rapidamente me reganho para que no volviera a hacerlo. Y es que una de las reglas bajo el agua es el respeto absoluto. Prohibido tocar, prohibido robar y por supuesto, prohibido perturbar esta maravillosa paz. Somos invitados de lujo y convidados de piedra.


Miles de peces de miles de colores distintos fueron apareciendo y desapareciendo, dejando paso a otros miles de peces de otros miles de colores diferentes. Actores de todos los tamanhos y formas, engalanados con sus mejores disfraces dignos del mejor Carnaval de Rio de Janeiro. Y derrepente... alli abajo habia algo. Posado sobre el fondo inmovil como un submarino anclado en espera de instrucciones. Era el Rey del Mar. El mas temido y respetado por todos: un tiburon. Nos fuimos acercando lentamente, por un lado... hasta poder vislumbrar todo su poder en sus afilados ojos. Cuando miras a los ojos a uno de estos bichos se te pone la carne de gallina. No, no os preocupeis. Los tiburones de arrecife no son peligrosos... a menos que alguien haga una tonteria, claro. Porque a pesar de respetar al ser humano, no cabe ninguna duda de que si rompieran ese pacto saldriamos perdiendo. Y volviendo a sus ojos... misteriosos, penetrantes, calculadores, incisivos... ante una mirada tan potente solo se puede agachar la cabeza en reverencia al Rey. Cuando por fin echa a nadar es el Ferrari de las profundidades. Estilizado e hidrodinamico como ninguno, un pequenho y ligero aleteo lo propulsa a una velocidad endiablada y con la belleza de una Top Model. Es fascinante.

Durante mis dos dias de inmersiones en el curso disfrute como nunca habia disfrutado bajo el mar. Dificil sera volver a igualar estas sensaciones en ningun otro lugar. Soy un privilegiado. He visto decenas de tortugas, tiburones, corales maravillosos y pececitos preciosos. En una de las inmersiones tuvimos la suerte de contemplar otro espectaculo digno de National Geographic: cuatro tortugas macho se disputaban a una tortuga hembra con todo su poder y como si les fuera la vida. Ya se sabe, las hembras siempre despertando pasiones desenfrenadas... Estos tipos no dudaban en morderse unos a otros, ni respetaban el turno ni nada que se le pareciese. Mientras uno montaba a la hembra, un segundo macho se subia sobre el otro, y hasta un tercero, intentando por todos los medios convertirse en el invasor de la hembra. El cuarto trataba como fuera de no quedar desbancado. Yo creo que la hembra disfrutaba. Eso si, os aseguro que estos cuatro tipos se merecian la carcel. Y hubiera dado parte de no ser porque estaba buceando!


En otra ocasion asistimos a una extrañaa puesta en escena que tuvo como protagonistas a un pequeno tiburon y un enorme bonito. Segun me cuentan, el tiburon habia hecho de las suyas robando de alguna manera comida al bonito. Y este, ni corto ni perezoso se puso a perseguir con toda su mala leche al tiburon durante un rato. Atonitos como estabamos ante semejante inversion en la cadena alimenticia de las profundidades, contemplamos la persecucion hasta que finalmente el tiburon desaparecio en la distancia. Al llegar a superficie compartimos nuestras silenciosas carcajadas de alli abajo y comentamos lo sucedido algunos minutos.

La vida en superficie tambien fue divertida. Nuestro grupito de buceadores nos reuniamos por la noche para cenar la barbacoa del chef del centro de buceo, Eddy. Una comida excelente. Pescados de distintos tipos, calamares, langostinos, rollitos de primavera, chowmein... y buffet libre por 15 ringits (algo mas de 3 euros). Ademas pasear por el pueblito de Semporna me resulto encantador. La mayoria de los buceadores, que son el 99% de los turistas aqui, se quejan de que el pueblo en cuestion no tiene nada para la diversion. Pero tal vez por eso deberia tambien de ser mas apreciado, es un pueblo que todavia no esta perdido en las manos del turismo. Un pueblo de Borneo simple y llano, como cualquier otro. Y la gente tan amable como estamos acostumbrados. Seguro que cuando vuelva por aqui las cosas habran cambiado y estara mucho mas explotado. Pero yo seguire teniendo en mi recuerdo aquel pueblecito tan normal que encierra en su cofre del tesoro uno de los paraisos subacuticos mas fascinantes y cautivadores de todo el globo terraqueo.

8 comentarios:

Yeyu dijo...

bueno creo q ahora si te estoy envidiando demasiado!!!jaja
eso si q es el paraiso,
PRECIOSAS.... ALUCINANTES!!!!!! las fotos estas son las mejores, al menos las q mas me gustaron!!!

no se q mas decir, me quede sin palabras!

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Hijo,hace 8 meses que comenzaste tu tu viaje,de la vuelta al mundo, cada día, me emocionan mas y, mas, esas maravillosas fotos, esos lugares tan bellos, esos mares con sus aguas tan cristalinas¡¡que maravillas!! hijo mio,sé lo mucho que te gusta el buceo pero te pido por favor que te cuides mucho,mucho y, que evites correr demasiados riesgos, recuerdas,cuando buceaste en Tabárca a ti, no te paso nada pero si, a uno de los que fue contigo,por eso no me olvidare de decirte que tengas muchísimo cuidado, se que así lo sera

Yeyu dijo...

Dave!!! encontraste a Nemo!!!!!!

ahora q miro las fotos trankila en casa veo q lo encontraste:))))))

Anónimo dijo...

la foto es clavadita a la peli de Nemo, ¡me encanta! un besito. Silvia

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Jessy...

... mi mision es que termines odiandome! jajaja...

Besos! :)

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Hola Mama!

Me alegra tanto que disfrutes con los escritos y las fotos... si recuerdas cuando os explique la idea del blog ese era el objetivo. Asi que no puedo estar mas contento por ello.

Por lo del buceo no te preocupes... jeje... soy muy prudente.

Muchos besos mama, te quiero! :)

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Silvia y Jessy,

no es precioso Nemito? Se llama en realidad pez payaso, y si, en Sipadan se veian de vez en cuando, siempre protegidos por las anemonas como veis.

Es un pez no solo precioso, sino tambien admirable, pues cuando tiene algun pequeno el papa siempre sale para protegerle, no se asusta ante nada, ni ante un buceador, y te mira con cara amenazante. A mi me encanta!

Besos!!! :)

Saul dijo...

Debe ser espectacular estar ahi dentro, que bueno que el gobierno pudo hacer algo para preservar este lugar y evitar que siguieramos destruyendolo, por ahora.

Lo del tiburon, aunque se sabe que esos no atacan debe sentirse algo especial estar ahi contemplandolo a tan corta distancia, como dices impone respeto.

Muy bueno lo de Nemo jajaja.