07 febrero 2008

Sydney, Una noche en la Opera.


Sydney es una ciudad alucinante que ofrece al viajero cientos de alternativas para el tiempo libre. Innumerables actividades algunas de lo mas creativo, como hacer un trekking sobre Harbour Bridge (El puente de la Bahia) o bucear junto a tiburones (acuario). Así que lo mas complicado de esta ciudad es decidir en que vas a invertir tu dinero para tener esa experiencia maravillosa o ese mágico recuerdo. Os confieso que a pesar de toda esta variedad yo lo tenía bastante claro desde el principio: deseaba pasar una noche en la famosa Opera House de Sydney. No hacer uno de esos tours que te muestren vagamente su interior... sino disfrutarla de verdad para lo que fue construida, para la ópera. Pero para el viajero de bajo presupuesto no todo es tan fácil como acercarse a una ventanilla y comprar una entrada. Mi primer acercamiento a la Opera House fue como casi siempre a traves de internet. Me informé de las funciones disponibles durante mis días aquí, y sobre todo de los precios. Normalmente los billetes para la ópera son muy caros.


El símbolo mas grande de Australia se disfruta mejor desde el paseo marítimo en el Domain y el Royal Botanic Garden. A medida que paseas por unos jardines preciosos y cuidados al detalle existen varios puntos donde hay que pararse, respirar hondo y frotarte los ojos para demostrarte que estas allí... que lo que ves no es un sueno nocturno, sino que es real. Como en otras ocasiones, la realidad y el directo superan infinitamente los cientos de veces que he visto esta postal en televisión, en las revistas, o hasta en mi famoso libro de Las Maravillas del Mundo. En dos días consecutivos (pero con tiempo diverso) he repetido el mismo itinerario sólo para volver a regalarme una vez más las mismas sensaciones. Durante horas me he quedado contemplando la imagen ya imborrable en mi mente de la bahía con su Opera House y al fondo su Harbour Bridge.


Finalmente estaba frente a las escaleras que dan acceso al complejo. Y pude tocar con mis propias manos esas blancas baldosas que hasta entonces no hubiera sabido decir que lo eran. Los edificios son tan bonitos entonces como lo era en la distancia. Una arquitectura tan rara y tan especial que te permite tirar foto tras foto sin parar y todavía tienes para rato. Entré en su interior para preguntar directamente sobre los precios y posibilidades, así conseguí alguna información muy útil: para la función de ese día había reservados billetes de "ultima hora" dedicados a los estudiantes por 50 dolares. Y bueno... jeje... os cuento un secreto. No es que haya vuelto a los estudios, no. Lo que ocurre es que pasar por Khao San Road (Bangkok) le puede dejar a uno marcado. Allí uno puede convertirse ipso facto y por 150 Baht en periodista internacional, estudiante, sacarse el carnet de conducir o muchas otras cosas. En definitiva: tengo un carnet de estudiante al que le saco mucho partido.


Los preciados billetes sólo se vendían una hora antes, a partir de las 6 y media. Así que a las 6 y 20 estaba frente a la ventanilla donde el amabilísimo taquillero me hizo el favor de anticiparme la venta. Le dije: "Por favor, dame lo mejor que puedas... llevo viajando 10 meses y para mí esto es algo muy especial". El sonrió y me contestó firmemente un "No te preocupes...". Ese momento me hizo confiar ciegamente en él.


Ya con mi entrada en mano, he vagabundeado por allí y hasta me he permitido una cervecilla sentado en el bar del teatro para celebrar el momento. Eso si... deberíais haberme visto... Os imagináis como va la gente a la opera, no? Bueno, pues yo llevaba mis característicos pantalones piratillas, mi camiseta del toro, una barba de 3 días, mi bandana tibetana (con mucho orgullo!) y sobre todo mis chancletas de 9000 rupias indonesias. No he sido tan osado de presentarme así sin avisar; en realidad y afortunadamente para mí la Opera House no tiene ninguna norma de etiqueta y cada cual puede ir vestido como le parezca. O como pueda, que era mi caso.


Después he entrado en el auditorio y me he quedado sorprendido de ver lo bien situado que estaba. Me da que ese billete a precio normal podrían ser tal vez 200 dolares. Mi confianza en el taquillero no era en vano. El interior no impresiona, no tiene demasiado de especial. Pero no he dejado de pensar que me encontraba dentro de esas famosas conchas a punto de ver La Boheme, de Puccini. Luego se han apago las luces y ha empezado el espectáculo. Todo ha sido fantástico. Me ha gustado muchísimo y se me ha pasado volando, creo que hasta me ha sabido a poco. Ha habido varios momentos preciosos. Creo que de verdad hoy empecé a disfrutar de la ópera como nunca antes. Después de los aplausos, he salido mas contento que unas castañuelas. Y mi paseo de vuelta a mi humilde morada, mi albergue y mi dormitorio de 20 dolares por noche, ha sido aún mas plácido que de costumbre. Hoy pasé una noche en la ópera. En la Opera House de Sydney.


11 comentarios:

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

Una noche en la Opera... no dejas los dientes largos, jejeje, y para colo en piratillas, jejeje.

Se nota que disfrutas de cada uno de los momentos que te brinda este viaje. Es un placer que lo compartas con nostros a través de tus palabras.

Un saludo muy grande.

Auxi

PD. Espero que pueda publicar el comentario que mi PC va a su ritmos y hace unas cosas muy raras, jejej. Muakss

Anónimo dijo...

Cuanto me alegra saber que lo estas pasando bien, por esas maravillosas fotos veo los lugares tan bonitos y, me imajino como los disfrutas con tu sonrrisa nos transmites que estas contento, muy contento y, mas por poder ver la opera en un lugar tan apasionante y, tan lejos de todos nosotros.Cuidate mucho, mucho sabes bien lo mucho que te queremos. BESOS MUCHOS BESOS y que tu amigo el UNIVERSO te acompañe

LAKI dijo...

Genial lo de la ópera,me ha recordado a cuando fuimos a San Siro a ver al Milán que un portero tan amable nos dejo pasar para que estuviesemos viendo el partido detrás de la portería,la verdad es que las fotos son muy bonitas....,la típica estampa de Sydney que hemos visto tantas veces en la televisión.Cuidate mucho y sigue disfrutando de todo lo que te encuentres en el camino.Te queremos,un beso fuerte,ánimo con el viaje.

Anónimo dijo...

Eres un fenómeno y mas diría yo un artista este ultimo relato no tiene parangón Déivi sigues disfrutando de tu viaje y de sus maravillas espero que todos tus artículos los recopiles en uno solo es decir en un libro también las fotografías que son extraordinarias, cuando termines tu viaje un abrazo campeón

Saul dijo...

El Opera House es espectacular en fotos y como bien dices verlo en persona debe ser aun mucho mas. Que bueno lo de tu entrada, que te hayan dado ese lugar, pero seguro hubieras disfrutado donde fuera. Lo de Khao San Road (Bangkok) debe ser como en Tepito aca en Mexico, consigues cualquier documento por un poco de dinero.

Un abrazo crack, haber si escribes algo sobre Steve Irwin The Crocodile Hunter :-D

ana dijo...

¿Eres consciente de lo especial que es una persona que tanto disfruta de una cena en la calle como del abrazo de un koala o de una noche en la ópera? Choca los cinco hermano, eres fantástico

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Hola Auxi!

Pues yo creo que si, que hay que intentar disfrutar al maximo cada momento. Sobre todo cuando estas inmerso en algo tan bonito como esta experiencia.

Y te aseguro que compartirlo con vosotros es algo maravilloso tambien.

Un abrazo!!

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Gracias papa, mama y Ruben!

Que aunque no me firmeis ya se quien sois... jeje

Mil besos y abrazos para vosotros!

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

jejeje... Saux, lo de Khao San Road no tiene nombre!!! jajaja... no se como sera en Tepito... pero cuando vayas por alli (Bangkok) ya veras...!!!

Me he acordado de ti cuando estuve en Sydney. Steve Irwin tenia alli su zoo. Hubiera ido, pero como ya estuve en 2 santuarios de animales finalmente decidi no ir. Ya sabes... el dinero a veces hay que dosificarlo...

Un abrazo manito!

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Gracias Ana!

Me da a mi que tu tambien disfrutarias de todas estas cosas!

Un abrazo!